Extranjeros en Beijing: la vida es una aventura

Esta es la “historia de las aventuras” de dos extranjeros que un día decidieron venir a vivir a Beijing, al igual que un número creciente de ciudadanos de otros países que se han radicado en China y han vivido experiencias semejantes.

“La dificultad en la solicitud de la visa de trabajo es un problema común para todos los extranjeros que estudian en China. Cuando su visa de estudiante vence, su permanencia en el país es ilegal. Es horrible”. Evidentemente, Mailakao tiene muy claras las regulaciones migratorias chinas en este sentido. Sin embargo, no renuncia a su decisión de permanecer en el país.

Comprar la visa o usar la de otros

“A partir de enero de 2008 – recordó – el departamento de trabajo aplicó un estricto examen para la aprobación de la visa de trabajo para extranjeros. Por eso a los estudiantes de otros países les resulta tan difícil alargar el plazo de su visa una vez terminan los estudios, lo que ha aumentado el número de extranjeros con residencia ilegal en China”.

¿No existe otra alternativa? – pregunté. Mailakao reflexionó un instante y respondió: “Sí, la solución es comprar la visa”. ¿Comprarla? – agregué para satisfacer mi curiosidad.

“Podemos matricularnos en las entidades privadas dedicadas a la enseñanza del chino y ni siquiera necesitamos asistir a clases. Con un pago de 8.000 a 10.000 yuanes, estos centros nos ayudan a solicitar la visa, con la que podremos trabajar legalmente”, explicó Mailakao. “Esa es la llamada norma. Todos los estudiantes extranjeros que tienen la intención de quedarse en China prefieren esa vía”.

Mailakao contó que tiene un compañero africano, Hualong, cuya visa de estudiante pasó la fecha de validez desde hace mucho tiempo. Sin embargo, él no adquirió una nueva visa en las academias mencionadas, sino que ha utilizado la visa de sus compatriotas a la hora de volver a su país.

“Usar la visa de otra persona es un método al que habitualmente apelan los africanos a la hora de cumplir los trámites establecidos en frontera. Ellos consideran que a los chinos les cuesta mucho distinguir el aspecto de los negros, por eso, con un poco de suerte, a veces pueden entrar y salir de China sin ningún problema. A los africanos les gusta también reunirse, aunque su intención es protegerse mutuamente, una protección colectiva.

     1   2   3   4   5    


Palabras clave : Extranjeros Beijing vida es una aventura

Comentarios(Total 0 comentarios)

Mostrar todos

No comments.
  • Usuario Obligatorio
  • Tu comentario
  • Los comentarios inapropiados o irrelevantes serán suprimidos.