Portada>Opinión
spanish.china.org.cn | 08. 07. 2017 | Editor: Claudia Leng [A A A]

G20 Hamburgo 2017, a seguir los pasos de Hangzhou

Palabras clave: G20, Hamburgo, China


Por Mauricio Castellanos

La vertiginosa velocidad con que están ocurriendo los sucesos en todo el mundo y la no muy halagüeña situación que este atraviesa, mantienen viva la preocupación del ciudadano común sobre cómo enfrentar el mañana, y en los gobernantes sobre cómo garantizar que haya un mañana.

Es por eso que por estos días el mundo mira con expectativa hacia Alemania, donde se celebra la XII Cumbre del G20, de la que se espera surjan nuevas estrategias para alcanzar ese objetivo, de forma más plena, y más rápida.

Si bien a corto plazo las crisis alteran las rutinas, generan caos y pueden incluso llegar a causar desastres, bien sabido es que son una de las formas más efectivas para hacer ajustes que sirvan, justamente, para evitar su repetición. A largo plazo, entonces, las crisis resultan siendo positivas, y un ejemplo es el mismo G20, que nació como respuesta a la crisis económica de 2008 pero que cada vez se aleja más de esa naturaleza y se consolida como un mecanismo de gobernanza global que tiene como fin lograr un crecimiento sostenible cuyos beneficios sean disfrutados por la mayor cantidad de gente posible.

Un paso muy firme en esa dirección fue la undécima cumbre, celebrada hace un año en Hangzhou. Allí, el Grupo puso la vara muy alta, lo que garantiza, o más aún, obliga, a que de Hamburgo 2017 salgan resultados capaces de alterar para bien el oscuro panorama internacional.

Una potencia local y mundial, un líder natural, un país que cree en la globalización y en el libre comercio, sin duda el actual presidente del G20 responderá a las expectativas y dará la talla.

El tema de la cumbre, “Forjar un mundo interconectado”, define su identidad, pero es evidente que, además de plantar sus propias semillas, habrá de cosechar lo sembrado en Hangzhou, en busca de un mundo que a pocos se les ocurría antes de 2008.

Esa es la esencia de las recientes declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, quien dijo que Hamburgo puede servir para heredar el pasado y recibir el futuro.

Entre los asuntos que fueron tratados en la cumbre número 11 y aún requieren de toda la atención, está la innovación como herramienta de desarrollo. Los casi insólitos avances tecnológicos que se consiguen día tras día, más una juventud ansiosa de crear, más una voluntad de emprendimiento nunca antes vista, obligan a que la innovación siga ocupando un lugar central en las discusiones del grupo.

También es necesario evaluar los pros y los contras de la globalización, a fin de responder con alternativas inteligentes a quienes optan por la salida simplista de desvirtuarla por completo y darle la espalda, pretendiendo ignorar el hecho de que al que le están dando la espalda es al mundo entero, que entiende que hoy en día no se puede siquiera concebir la idea de uno o dos países creciendo y desarrollándose en solitario.

La creciente frecuencia y efectividad de los ataques terroristas, incluso en lugares en los que antes era impensable siguiera la posibilidad de una intentona de este tipo, hacen que la lucha contra este flagelo, que no distingue nacionalidades, idiomas ni colores de piel, deba ser también librada en conjunto por aquellos que realmente quieren garantizar un mundo en el que la gente pueda vivir y trabajar tranquila

Sin importar el origen de los ataques, el G20 tiene la responsabilidad de divisar estrategias para evitar que el planeta se siga convirtiendo en el lúgubre campo de juegos de grupos de desadaptados cuyo “enemigo” es toda la población mundial.

E indiscutiblemente el telón de la reunión en suelo alemán no podrá caer sin que se haya analizado a fondo el asunto del cambio climático. La reciente decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París fue una bofetada al mundo, especialmente cuando no hacía ni 12 meses que su antecesor, Barack Obama, y el presidente chino, Xi Jinping, le habían dado una de las mejores noticias en muchos años al ratificar el pacto.

Aunque sería ingenuo afirmar que la participación de Estados Unidos no es importante, el planeta no puede quedarse cruzado de brazos lamentando su partida. Consciente de la responsabilidad que le cabe como potencia mundial, China ha dado ejemplo al responder a la decisión de Trump con el anuncio de que honrará su palabra y seguirá esforzándose para cumplir los compromisos adquiridos en el marco del acuerdo.

Hamburgo 2017 tiene la responsabilidad de concebir una alternativa para enfrentar el calentamiento global de manera efectiva sin la ayuda de Estados Unidos.

Las expectativas que la rodean hacen que la Cumbre del G20 de este año sea trascendental. Los participantes tienen la difícil tarea de preservar lo ya logrado y a la vez conseguir algo nuevo. El mundo está expectante, y el Grupo tiene la obligación de demostrar que ya ha madurado y está en capacidad de entregar resultados tangibles.

1   2   Siguiente  


   Google+

Comentarios (Total 0 comentarios)

Tu comentario
Nombre
Anónimo
Comentarios (0)

Más vistos