Opinión>
spanish.china.org.cn | 20. 06. 2022 | Editor:Teresa Zheng Texto

Cumbre de los BRICS: expectativas y trayectorias innovadoras

Palabras clave: BRICS, cumbre, expectativa

La próxima cumbre de los BRICS, organizada en línea por China el 23 de junio, podría convertirse en el primer foro multilateral de este año que cuente con la presencia del presidente ruso Vladimir Putin junto a líderes de China, India, Brasil, Sudáfrica y otras naciones invitadas.

Es probable que la cita sea vista en Occidente como el mayor respaldo de los países BRICS a las políticas de Putin, dada la gran incomodidad con los miembros de la organización quienes resisten la campaña liderada por Estados Unidos de denuncia a las acciones rusas y sanciones extremas.

La realidad es que China es el mayor importador de energía rusa e India es el primer comprador de equipos de defensa. Lo que suma al desconcierto de Washington es que gran parte de sus propios aliados también fueron o siguen siendo grandes importadores de energía rusa. Pero si bien la crisis de Ucrania ha visto una reducción en la compra de estos últimos, China e India han incrementado su cuota gracias a la postura compartida de los BRICS sobre Ucrania: no a la denuncia de Rusia y el cese de las hostilidades para el inicio de un diálogo directo que resuelva la crisis.

En segundo lugar, la más reciente propuesta del grupo, su expansión, también hace que la presencia de Putin y varios otros invitados creen varias lecturas. La crisis de Ucrania ha visto surgir fisuras en el G20 y agregar nuevos miembros al BRICS podría convertirlo en una alternativa menos Estados Unidos y sus aliados, además es un avance de la organización respecto al G7 antes de lo pensado.

Los BRICS han mantenido cautela a la hora de añadir nuevos miembros, con Sudáfrica siendo el último en 2010. Sin embargo, un cambio está en proceso. El año pasado, se unieron Bangladesh, Egipto, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Uruguay a su nuevo banco de desarrollo. El mes pasado, al encuentro de ministros de Asuntos Extranjeros del bloque estuvieron representantes de Argentina, Egipto, Indonesia, Kazajstán, Nigeria, EAU, Arabia Saudita, Senegal y Tailandia y se estima que algunos de sus líderes participen en la cumbre y otros se unan a la reunión habitual de gobernantes de los BRICS.

En tercer lugar, los BRICS siempre se ha mantenido como un foro único con docenas de reuniones que precedan a sus cumbres anuales. Estas incluyen encuentros de centros de estudios, académicos, expertos, empresas, periodistas, asesores, funcionarios y ministros, entre ellos sus cancilleres. El esquema contribuye a un enfoque anual y a una institucionalización menos rimbombante para los medios lo que ha permitido la formación de bases favorables de confianza.

Cuarto, aunque también tocan temas de geopolítica y seguridad, las naciones BRICS son conocidas por su naturaleza tecnocrática lo que suma credibilidad en sus debates sobre la creación de una agencia de calificación crediticia independiente y en sus iniciativas como el acuerdo de reservas de divisas y ahora un nuevo banco de desarrollo de 9 miembros que ya ha desembolsado más de $ 15 000 millones y ha completado, o está en proceso de hacerlo, cientos de proyectos. El banco cuenta con oficinas en Sudáfrica e India y su forma de operar ha obligado a las instituciones de Bretton Woods a reformas estructurales.

Por supuesto, la camaradería en su seno ha enfrentado desafíos. En el exterior, ha sido comparada con el Marco de Seguridad de los Cuatro, liderado por Estados Unidos, que incluye Australia, Japón e India. El grupo ha tenido 4 cumbres en 14 meses y ha expandido precipitadamente su agenda. Al menos Washington lo ha presentado como una forma de frenar a China, en tanto otros varían en su compromiso con Beijing. Internamente, sus miembros como Brasil o India a veces caen en la sospecha de estar alineados con Estados Unidos.

India es miembro de ambos mecanismos. Las comparaciones surgen en cómo esta abandonó la Asociación Económica Integral Regional con China a la cabeza para unirse al Marco Económico Indo-Pacífico de Estados Unidos el mes pasado. India no es solo la segunda economía más grande y de más rápido crecimiento en los BRICS, sino que ha tenido problemas con Beijing. Asimismo, participantes como India, Brasil y Sudáfrica pueden no solo ser sensibles a algunos de los nombres propuestos para nuevas adiciones y cambios, sino también a las críticas occidentales de la dinámica en evolución de los BRICS.

Además, la mayoría de los líderes en la cumbre están metidos en sus propios retos a causa de la pandemia en curso y la crisis de Ucrania y sus consecuencias económicas y políticas como el aumento de los precios, especialmente el trigo y el petróleo. La pandemia ha visto a China e India participar en el suministro de atención médica al Sur Global y más recientemente con asistencia humanitaria a naciones como Ucrania y Sri Lanka.

A la luz de los acontecimientos, expectativas modestas de la cumbre como consolidar iniciativas ya existentes y el inicio de las negociaciones para llegar a un consenso en la adición de nuevos miembros así como otras propuestas futuras debería ser suficiente por ahora.


El autor es profesor visitante en la Universidad de Columbia Británica y miembro del Instituto Canadiense de Asuntos Globales, así como profesor de la Universidad Jawaharlal Nehru en India.


   Google+