Opinión>
spanish.china.org.cn | 11. 01. 2022 | Editor:Elena Yang Texto

EE.UU. y Occidente no deben apuñalar a China en la espalda frente a la variante ómicron

Palabras clave: variante ómicron, China

Muestra de hisopo de un residente en la calle Hangu de la Nueva Zona Binhai, municipio de Tianjin, norte de China. Xinhua


Tianjin, en el norte de China, reportó 20 nuevos casos de COVID-19 el domingo. El día previo, registró 20, incluidas dos infecciones de la variante ómicron. Según informes, el virus se ha extendido por tres generaciones en la ciudad, convirtiendo al brote en el más grande de la nueva mutación en China. Mientras tanto, la epidemia continúa en Xi'an, capital de la provincia noroccidental de Shaanxi y varios puntos en la provincia central de Henan. A puertas de la Fiesta de la Primavera y los Juegos Olímpicos de Beijing, muchos lugares a nivel nacional, entre ellos Tianjin, se enfrentan a una prueba de fuego.

La ómicron se ha propagado en un mes por todo el mundo. Estados Unidos marcó el record diario de casos de un millón, y en Europa, los países continúan con crecientes cifras. Ambos han elegido una actitud irresponsable frente a la nueva amenaza. Aunque ómicron es muy contagiosa y de rápida transmisión, necesita más de un mes para traspasar las defensas de China. El país, que prioriza a las personas y sus vidas, no quedará impávido y su lucha es vital para la comunidad internacional.

La presión sobre Tianjin es enorme, ya que el país e incluso el mundo tiene sus ojos puestos en ella. ¿Cómo se puede controlar la epidemia a menos costo y tiempo? ¿Cómo se puede garantizar la vida de las personas mientras se lucha contra el virus para evitar situaciones extremas como pacientes en condiciones críticas que no pueden recibir tratamiento oportuno o personas que sufren la falta de alimentos debido a los bloqueos comunitarios? Tianjin enfrenta una titánica y urgente tarea. En tal contexto, el personal de prevención y control debe tener en cuenta que la labor yace en velar por la salud y la vida de las personas. Estos trabajadores, de hecho, son guerreros que protegen a la población, por lo que merecen comprensión, respaldo y cooperación absoluta.

Desde Xian, Xuchang en Henan hasta Tianjin, el virus puede dejarnos una trampa en cualquier momento. Los viajes por la Fiesta de la Primavera están a punto de comenzar, con varias personas preparadas para trasladarse por un corto período de tiempo. Esta será una prueba para China en términos de prevención y control. Los Gobiernos locales no deben ser complacientes, sino insistir en la estrategia de evitar los contagios importados y el resurgimiento del virus en el país, así como tomar las medidas de cero casos. Deben centrarse en las personas y responder a sus preocupaciones de manera oportuna. La epidemia es una prueba justa y rigurosa de la capacidad de respuesta de emergencia local y la gobernanza. No debe caer en el descuido.

Vale la pena señalar que en los últimos días, la opinión pública occidental ha cuestionado la política dinámica de cero casos de China una vez más, con una nueva ronda de ataques verbales. Una de las declaraciones más fuertes llegó del grupo Eurasia, que afirma que el mayor riesgo en 2022 será "el fracaso de la política cero covid de China" debido a la presión de la ruptura de la cadena de suministro y la alta inflación. Una escena absurda: un grupo de desertores que huye del campo de batalla y apuñala en la espalda a sus compañeros que todavía se aferran a la lucha.

La población estadounidense es equivalente a la Guangdong en el sur de China, Shandong en el este y Henan en el centro, mientras que la del Reino Unido es aproximadamente la misma que la de la provincia central de Hunan. Estos dos países han superado recientemente 1 200 000 nuevas infecciones diarias con una gran presión en su sistema médico y serias interrupciones en el desenvolvimiento normal de la sociedad.

Si China, como país en desarrollo con una población de más de 1400 millones, elige "coexistir" con la epidemia y "no hacer nada", decenas de millones resultarían infectados y cientos de miles de personas morirían. ¿Quién puede soportar tales consecuencias?

Se ha demostrado que la política de cero casos sigue siendo la mejor opción para la prevención y el control en China hoy en día. En cuanto a las llamadas pérdidas económicas alegadas por algunas personas en el Occidente liderado por Estados Unidos, la taquilla de China ascendió a 47 000 millones de yuanes (alrededor de $ 7370 millones) en 2021, primer puesto en el mundo. En tanto, las importaciones y exportaciones sumaron $ 6 billones el mismo año, esto es un crecimiento de más del 20 % respecto al año previo. ¿No están los datos en relación directa con la política dinámica de cero casos? En tales circunstancias, ignoran el significativo aporte de China a la lucha mundial contra la pandemia y su rol como motor de la recuperación económica. Intentan obligarla a abandonar esta estrategia a través de ataques. ¿No es obvia la mala intención?

Los "casos cero" en un proceso dinámico significan que la política china nunca ha sido rígida e inmutable, se puede ajustar de acuerdo con la situación. Lo que permanece es la actitud respetuosa hacia la vida y la salud de las personas. China mira el panorama general en sus esfuerzos de prevención y control y trata de hacerlo con justicia.


 


   Google+