Noticias>
spanish.china.org.cn | 16. 09. 2020 | Editor:Teresa Zheng Texto

Pruebas en masa en la ciudad de Yunnan tras la confirmación de dos casos importados

Palabras clave: Yunnan, Ruili, pruebas en masa

Un trabajador médico empleando un hisopo para detectar rastros de COVID-19 en el Hospital Popular de Ruili en la provincia de Yunnan el lunes.


Ruili, una ciudad de la provincia de Yunnan que se encuentra en la frontera con Myanmar, comenzará pruebas de ácido nucleico masivas gratuitas de todos los residentes después de reportar dos casos de COVID-19 el domingo, ambos en inmigrantes ilegales que llegaron recientemente a la ciudad, el gobierno local reveló el lunes por la noche.

A partir de las 10 pm del lunes, no se permitirá la entrada o salida de personas del área urbana de Ruili durante una semana, excepto bajo circunstancias especiales, y todos los residentes estarán en aislamiento domiciliario, anunció Xie Dapeng, alcalde de la ciudad, en una conferencia de prensa.

Aquellos que habían salido de Ruili desde el sábado deberían presentarse ante las autoridades comunitarias en sus destinos y someterse a pruebas de ácido nucleico, añadió.

Los dos casos importados son ciudadanos de Myanmar, uno de ellos una mujer de 32 años de apellido Yang y el otro una niñera de 16 años contratada por Yang.

Ambas cruzaron la frontera de Myanmar a China ilegalmente el 3 de septiembre, junto con tres de los hijos de Yang y otra niñera. Estas personas vivían juntas en un apartamento en una comunidad residencial. El domingo se confirmó que la pareja había contraído el nuevo coronavirus.

Un total de 190 contactos cercanos fueron rastreados a las 4 pm del lunes y 98 de ellos que se habían sometido a las pruebas arrojaron resultados negativos.

La comunidad residencial de dos manzanas donde vivían ha estado cerrada desde las 7:30 pm del sábado, y las pruebas en 1.185 de sus residentes (de un total de 1.560) arrojaron resultados negativos.

La ciudad también ha intensificado los controles fronterizos, bloqueando todas las aldeas fronterizas, prohibiendo cualquier movimiento transfronterizo y aumentando las precauciones contra la inmigración ilegal.

También se ha lanzado una campaña de detección en toda la ciudad dirigida a inmigrantes ilegales para identificar riesgos ocultos que podrían ayudar a la propagación del virus.

El gobierno local también mejorará la comunicación con Myanmar, transmitiendo información sobre el estado de los dos casos e instando al país a intensificar los controles fronterizos.

La frontera entre China y Myanmar en Ruili se extiende por casi 170 kilómetros y los residentes de ambos lados han estado interactuando estrechamente durante mucho tiempo, según Yang Bianqiang, vicealcalde de Ruili. En la actualidad, la frontera atraviesa el pueblo de Yinjing.

Para evitar la propagación del virus desde el extranjero, el gobierno local ha adoptado una serie de medidas para controlar el flujo de inmigrantes ilegales, incluido el cierre de puertos ilegales, la confiscación de barcos y la realización de patrullas regulares. Sin embargo, Yang señaló que la detección de casos importados en la ciudad había expuesto debilidades en su trabajo de control fronterizo.

Finalmente, añadió que el gobierno local también enviará equipo de protección y apoyo financiero a Myanmar si se solicita y ayudará al país a establecer más puntos de control en las aldeas fronterizas.


   Google+