China>
spanish.china.org.cn | 31. 07. 2020 | Editor:Elena Yang Texto

COMENTARIO: Es absurda la paranoia anti China de los políticos estadounidenses

Palabras clave: China,EE. UU.,Política

Algunos políticos en Estados Unidos han intensificado sus esfuerzos para calumniar al Partido Comunista de China (PCCh), inventando mentiras acerca de que el PCCh se estaría entrometiendo en las elecciones estadounidenses. Piden, además, formar una alianza anti China a niveles diplomático, económico y tecnológico. Tal paranoia macartista es irrazonable y absurda.

Desde el primer día que estableció relaciones diplomáticas con China, Estados Unidos sabía que estaba tratando con un país socialista dirigido por el PCCh. En las últimas décadas, ambos países se han beneficiado de la cooperación.

El PCCh lucha por el bienestar del pueblo chino y el progreso de la humanidad. Bajo su liderazgo, China nunca ha invadido ningún país ni interferido en los asuntos internos de otros países en su búsqueda del desarrollo y la revitalización nacional. China no tiene interés ni intención de entrometerse en las elecciones estadounidenses.

Lamentablemente, la política actual de Estados Unidos hacia China se basa en juicios estratégicos erróneos sobre China y el PCCh. Encabezados por Mike Pompeo, secretario de Estado estadounidense, algunos políticos ignorantes y prejuiciosos parecen creer que cada inversión china está impulsada políticamente, cada estudiante chino es un espía y cada iniciativa de cooperación viene con una agenda oculta. Incitan al odio contra China y el PCCh bajo el disfraz de las llamadas "democracia" y "libertad", solo para servir a la hegemonía estadounidense y buscar ganancias políticas para ellos mismos.

Lo que es aún más ridículo es que estos políticos intentan abrir una brecha entre el PCCh y el pueblo chino, sin tener en cuenta el amplio apoyo público que posee la gobernanza del PCCh. Una encuesta de confianza y credibilidad del Edelman Trust Barometer mostró que un 95 por ciento de los chinos confían en el gobierno chino, ubicándose en el primer lugar entre todos los países encuestados. El mismo estudio colocó a Estados Unidos en el penúltimo lugar, con solo el 48 por ciento de sus ciudadanos confiando en el gobierno de Estados Unidos.

La política anti China que defienden los políticos deteriora los lazos bilaterales, perjudica los intereses fundamentales a largo plazo de los dos pueblos e incluso pone en peligro la paz y la estabilidad mundiales.

Ya es hora de que todos los países y personas amantes de la paz denuncien la locura de unos pocos políticos estadounidenses, cuyas declaraciones para instigar el odio ideológico y la confrontación solo pertenecen al basurero histórico.   

   Google+