Noticias>
spanish.china.org.cn | 09. 10. 2019 | Editor:Liria Li Texto

El FMI advierte el retroceso de la economía mundial

Palabras clave: FMI, retroceso, economía mundial

La directora del FMI, Kristalina Georgieva. 


Los conflictos comerciales, como el de China y Estados Unidos, causarán una “desaceleración sincronizada” dada la pérdida de confianza del círculo empresarial y los problemas bursátiles, así lo advirtió la nueva directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, el martes durante su primera intervención pública, una semana antes del inicio de la Asamblea Anual conjunta del FMI y el Banco Mundial.

“En 2019, esperamos un crecimiento más lento en casi el 90 % del mundo. Esto significa que tendremos la tasa más baja desde el comienzo de la década”, alertó la alta directiva.

La economista apunta que esto se debe a que el crecimiento del comercio “prácticamente se ha estancado”, lo que se traduce en un gran impacto, con  pérdidas de 700 000 millones de dólares (0,8 % del PIB) en 2020, según un estudio que saldrá a la luz la próxima semana. “En una guerra comercial todos pierden”, subrayó Georgieva.

Las brechas económicas podrían “durar una generación” con quiebres en las cadenas de suministro, sectores comerciales aislados y un “muro de Berlín digital” que obligue a los países a elegir entre sistemas tecnológicos.

Si bien su repercusión se limita por ahora al comercio y la manufactura, su expansión a otros campos económicos es latente. “Existe un enorme riesgo de que los servicios y el consumo queden afectados”, apuntó.

Este panorama ya es visible en distintas naciones. “El crecimiento ha retrocedido en Estados Unidos, Japón y en especial en la zona euro”. “En algunos de los grandes emergentes como India o Brasil este es aún de gran magnitud” y “el avance de China baja paulatinamente”, sostuvo la directora del FMI.

Ante la grave amenaza, Georgieva pidió a los países hechos.

Una respuesta coordinada y un impulso al comercio, con la resolución de los conflictos, un mayor gasto por parte de los países y reformas estructurales destinadas a incrementar la productividad.

Sugirió además que las políticas monetaria y financiera no bastan por sí solas para encarar este dilema y que las fiscales deben entrar a tallar, aprovechando el espacio generado por los bajos tipos de interés. 


   Google+