Noticias>
spanish.china.org.cn | 11. 07. 2019 | Editor:Eva Yu Texto

Dimite embajador británico ante EE.UU. tras filtración de cable diplomático

Palabras clave: Dimite embajador británico ante EE.UU.

 

 

La "relación especial" de Washington con Gran Bretaña ha tenido sus altibajos en la era Trump. Pero esta semana, ante los ojos incrédulos de muchos observadores a través del Atlántico, la situación ha dado un giro inesperado.

El embajador británico en Estados Unidos, Kim Darroch renunció el miércoles, luego de una filtración de cables diplomáticos que escribió sobre Trump.

En una serie de tweets el martes, Trump llamó al diplomático "loco", "pomposo" y "un tipo muy estúpido", Sir Darroch se levantó de las raíces de la clase trabajadora a una carrera diplomática altamente alabada que duró cuatro décadas,. En los cables filtrados , Darroch se refirió a Trump como "inepto" y su administración como "caótica".

El episodio, que se prolongó durante unos pocos días, fue un recordatorio discordante de cómo el estilo perturbador y altamente personal de Trump está cambiando las relaciones de los Estados Unidos con el resto del mundo, en este caso, con uno de sus aliados históricamente más cercanos.

El jefe de la Oficina de Asuntos Exteriores, Simon McDonald, quien aceptó formalmente la renuncia de Darroch, explicó la debacle diplomática a un comité de legisladores asegurando que nunca había habido un caso, durante sus 37 años de permanencia en el departamento, en que uno de los embajadores del Reino Unido, en efecto, hubiera sido expulsado por el jefe de estado de un gobierno aliado.

"Esta no es la primera vez que un embajador británico deja el cargo o renuncia debido a acciones contra el gobierno anfitrión", señaló McDonald. "Pero generalmente son gobiernos con los que tenemos relaciones problemáticas, en lugar de relaciones amistosas".

Darroch escribió en su carta de renuncia que había decidido renunciar porque "el curso responsable es permitir el nombramiento de un nuevo embajador". No estaba claro cuándo ocurriría eso.

La primera ministra, Theresa May, había apoyado firmemente al enviado de 65 años de edad, y dijo que solo estaba haciendo su trabajo cuando proporcionaba evaluaciones contundentes de la administración de Trump y el clima político en Washington.

En su discurso ante los legisladores, May, quien está dispuesta a partir dentro de unas semanas, calificó de "esencial" que diplomáticos profesionales como Darroch puedan ser francos en sus informes a sus gobiernos de origen.

Los cables filtrados aparecieron en el diario británico The Mail on Sunday. Los memorandos diplomáticos, que se suponía que debían haber sido confidenciales, cubrían un período comprendido entre 2017 y este año y mostraban a Trump como errático, impredecible y aparentemente inmune al escándalo. Su Casa Blanca fue retratada como un nido de luchas internas.

Aunque todas las partes insistieron en que los lazos angloamericanos eran fundamentalmente inquebrantables, los eventos inyectaron un nuevo drama en la carrera para reemplazar a May como primer ministro.

La decisión del embajador de renunciar se produjo horas después de un debate televisado en el que Boris Johnson, el favorito para convertirse en el próximo primer ministro, se negó a defender al embajador o criticar a Trump.

El miércoles, la incapacidad de Johnson de defender a Darroch le estaba cobrando apoyo político, incluso dentro de su propio Partido Conservador. Un miembro prominente del gobierno de May, el legislador conservador Alan Duncan, señaló que Johnson había "arrojado a nuestro diplomático principal al abismo".

Los informes de los medios británicos explicaron que la decisión del embajador de renunciar se consolidó tras el debate del martes por la noche, cuando Johnson se negó a responder a una pregunta hipotética sobre si, como primer ministro, mantendría a Darroch en su lugar hasta su partida prevista para finales de este año.

La respuesta de la Casa Blanca fue muda, al menos inicialmente. El jefe de personal del vicepresidente Mike Pence, Marc Short, señaló a los reporteros que "a la luz de los últimos acontecimientos, su capacidad para ser efectivo era bastante limitada". "Entonces, probablemente fue la elección correcta", añadió.

El destino de Darroch probablemente se selló cuando Trump declaró a principios de esta semana que "ya no trataremos" con el embajador. Darroch había tenido lazos cordiales con miembros de alto nivel de la administración, que a menudo entretenían a los principales ayudantes de Trump en las reuniones de la embajada, y una interrupción de tales contactos habría impedido gravemente su capacidad de recopilar información y promover los intereses de su propio país.

 

   Google+