Ultima hora>
spanish.china.org.cn | 12. 07. 2018 | Editor:Lety Du [A A A]

Cuarenta años: nuevo punto de partida, nuevo viaje

Palabras clave: China, 40 años, reforma, apertura

Por Wang Xiaohui, editor en jefe de China.org.cn


Parece como si los glaciares estuvieran derretiéndose y como si las semillas estuvieran brotando. En 1978, la Revolución Cultural, que había durado 10 años, terminó y el poder transformador acumulado en la sociedad china comenzó a levantarse como mareas en la primavera. Respondiendo al llamado de los tiempos y sobrellevando las expectativas del pueblo, el gran torrente de la reforma y la apertura, como un alud, rompió los grilletes de las ideas rígidas y superó los obstáculos del antiguo sistema para abrir un camino de desarrllo, de apertura y de prosperidad para China.


Un comerciante, dieciocho familias de aldeanos

De cara a los grandes tiempos, las personas pequeñas también pueden nadar en la corriente de la historia. Nian Guangjiu, un pequeño comerciante en Wuhu, provincia de Anhui, se ganaba la vida fritando semillas de girasol. Como las vendía al peso adecuado, de buena calidad y sin muchas ganancias, le llamaron "Tonto". Con diligencia y sinceridad, su pequeño negocio fue cada vez más grande. En 1979, registró la marca "Semillas de Girasol del Tonto" y el pequeño taller se convirtió gradualmente en una planta donde trabajaban casi 100 personas, convirtiéndose en la más famosa y en un paisaje alternativo para la sociedad de aquel entonces. En aquel entonces, la contratación de trabajadores tenía un matiz de "explotación" y por eso Nian Guangjiu fue investigado y posteriormente encarcelado. Afortunadamente, el destino del pequeño hombre coincidió con la tendencia de una gran era en este momento y, milagrosamente, su camino se cruzó con el de un gran hombre. Deng Xiaoping mencionó las "Semillas de Girasol del Tonto" en tres discursos, algo que no solo resolvió el problema de la contratación de obreros por parte de los trabajadores por cuenta propia sino que también cambió el destino de Nian Guangjiu. En 2008, Nian Guangjiu fue nombrado Hombre de Influencia en los 30 Años de la Reforma y Apertura de China.

Casi al mismo tiempo, un contrato de división de tierras de cultivo para hogares llamó la atención del Partido y el Gobierno. Hace 40 años, la aldea Xiaogang todavía era un equipo de producción que sufría desastres y la mayoría de los pobladores dependían de mendigar para sostenerse en el día a día. El 24 de noviembre de 1978, 18 familias de aldeanos firmaron dicho contrato. En ese momento, era ilegal dividir las tierras por hogares. Por lo tanto, los aldeanos firmaron secretamente este "contrato de vida o muerte" e imprimieron en él su huella dactilar en rojo. Allí prometieron dividir las tierras por hogares y cada hogar garantizó entregar al gobierno una cantidad específica de grano para todo el año y no pedírselo. Si los jefes de la aldea resultaban encarcelados o incluso condenados a muerte por ello, los demás prometieron criar a sus hijos hasta los 18 años. Un año después, la aldea Xiaogang sobrepasó la línea de subsistencia y los aldeanos dejaron de morir de hambre y mendigar comida. En varios discursos en los primeros días de la reforma y apertura, Deng Xiaoping habló del ejemplo de la división de tierras por hogares de la aldea Xiaogang. Ese "contrato de vida o muerte", lleno de palabras incorrectas y con un lenguaje sencillo, se ha convertido en una valiosa reliquia cultural para atestiguar la reforma rural de China.

En aquel entonces, lo que persiguieron Nian Guangjiu y los aldeanos de Xiaogang fue el objetivo más básico y realista: llenar sus estómagos y llevar una buena vida. No se imaginaban que este pequeño objetivo representaba la búsqueda y el anhelo de las masas por una vida mejor y también concordaba con los vectores, esfuerzos y lucha de los comunistas. Casualmente, coincidieron con la tendencia de los tiempos y la historia también recordó a estos trabajadores comunes.


Una sesión, un punto de partida

El sistema de coordenadas histórico se construye conectando puntos de tiempo y eventos clave. En julio de 1921, el Partido Comunista de China se fundó en un barco en Jiaxing, provincia de Zhejiang; el 1 de agosto de 1927, el comienzo del Levantamiento de Nanchang marcó el nacimiento del Ejército popular de Liberación de China; el 1 de octubre de 1949, se pronunció la fundación de la República Popular China en la Plaza Tian´anmen... Al igual que estos puntos históricos claves, la Tercera Sesión Plenaria del XI Comité Central del PCCh, celebrada en Beijing en diciembre de 1978, también es un evento que no se puede olvidar en la historia moderna de China.

Bajo la influencia de los "diez años de agitación" y el pensamiento de "izquierda" a largo plazo, la política, economía y el desarrollo social de China sufrieron severos reveses y la economía nacional estuvo al borde del colapso. En ese momento, la productividad social era baja y los bienes de consumo eran muy escasos. Además del renminbi, se necesitaban boletos de alimentos, de tela, de aceite y de alimentos no básicos, llamados las "segundas monedas", para comprar cosas. Desde una perspectiva internacional, en la década de 1970, estaba en auge una ola de tecnología en todo el mundo y así la brecha de fortaleza económica y nivel tecnológico entre China y los países desarrollados se amplió claramente. Bajo tal trasfondo histórico, los comunistas chinos representados por Deng Xiaoping, con coraje y decisión extraordinarios, llevaron a China a seguir la tendencia mundial y emprender el camino de la reforma y la apertura.

La Tercera Sesión Plenaria restableció la línea ideológica de buscar la verdad a partir de los hechos, guió a todo el Partido a transferir el trabajo central a la modernización socialista, implementó la reforma y la apertura y estableció la segunda generación de grupo de liderazgo con Deng Xiaoping como núcleo. El discurso titulado "Emancipando la mente, buscando la verdad a partir de hechos y uniéndose para avanzar" pronunciado por Deng Xiaoping antes de la celebración de la Sesión fue el tema central y proporcionó garantías teóricas para “enderezar lo torcido” y la reforma y apertura que comenzarían pronto. La Tercera Sesión Plenaria del XI Comité Central del PCCh, como la Conferencia Zunyi y el VII Congreso Nacional del PCCh, fue una reunión celebrada en un punto de inflexión importante en la historia que ha tenido un profundo impacto en el destino del Partido y el país así como en el proceso de desarrollo de China. Se puede decir que esta Sesión fue el punto de partida no sólo para la reforma y apertura de China sino también para el camino socialista con peculiaridades chinas.


Un conjunto de datos, una conclusión

Mao Zedong afirmó: “La gente, solo la gente, es la fuerza impulsora detrás de la creación de la historia mundial”; Deng Xiaoping afirmó: “El desarrollo es la última palabra”; Xi Jinping afirmó: “La felicidad viene de la lucha”. Los éxitos de 40 años de reforma y apertura son la mejor interpretación de las afirmaciones de los líderes.

En 1980, Zhang Huamei, una joven de 19 años de Wenzhou, provincia de Zhejiang, recibió una Licencia Comercial para Negocios Individuales, siendo la primera trabajadora por cuenta propia en la ciudad.

En la víspera de Año Nuevo de 1983, la primera Gala del Festival de Primavera llevó a la gente a una nueva primavera.

En 1987, la cadena de comida rápida estadounidense KFC abrió una tienda en Qianmen, Beijing, permitiendo a los chinos probar por primera vez la "comida rápida extranjera" sin salir de China.

En 1989, Yang Huaiding, ciudadano de Shanghai, ganó el primer barril de oro en el mercado de valores y se convirtió en un verdadero "millonario Yang".

En 1990, la Bolsa de Valores de Shanghai, la primera de China, abrió, marcando el lanzamiento oficial del mercado de capitales chino.

En 1994, China tuvo la primera línea internacional de 64k y estuvo oficialmente conectada a Internet.

En 2001, China se incorporó oficialmente a la Organización Mundial del Comercio (OMC), lo cual aceleró su integración en la comunidad internacional y promovió el desarrollo económico para que entrara en el carril rápido de la globalización.

En 2008, China organizó con éxito los Juegos Olímpicos, cumpliendo el sueño olímpico nacional de 100 años y atrayendo la atención de todo el mundo.

En 2013, el presidente chino Xi Jinping presentó la iniciativa de la Franja y la Ruta y el concepto de "construir una comunidad de destino compartido para la humanidad", reflejando la mentalidad y la responsabilidad de un gran país.

En 2016, China organizó la Cumbre del G20 en Hangzhou y se convirtió en el promotor y fuerza principal de la globalización.

De 1978 a 2018, el PIB de China se ha multiplicado 224 veces, pasando del décimo al segundo lugar en el mundo. Su participación en la economía mundial ha aumentado del 1,8% al 15%, con un volumen total de más de 80 billones de yuanes, siendo la segunda economía más grande del mundo.

Cada uno de los logros en los últimos 40 años ha sido obtenido por el pueblo chino, bajo el liderazgo del PCCh, con su sabiduría y sudor. Son como fuertes acordes, reflejando la búsqueda y el anhelo de los 1.300 millones de chinos en búsqueda de una vida mejor, para componer un magnífico movimiento de reforma y apertura. Estos datos y logros apuntan a la conclusión de que "La reforma y apertura es el único camino para el desarrollo y el progreso de la China contemporánea y la única manera de realizar el sueño chino". (Mensaje de Año Nuevo 2018 de Xi Jinping)


Un proyecto, un nuevo viaje

En 2018, China se encuentra en un nuevo punto de partida. Después de 40 años avanzando contra viento y marea, el socialismo con peculiaridades chinas ha entrado en una nueva era. Esta nueva posición histórica nos señala que la nación china ha dado un gran salto para ponerse de pie, hacerse rica y fortalecerse, y nos deja ver más claramente el brillante futuro de la gran revitalización de la nación china. Lo que presenta esta nueva posición histórica al mundo no solo es el módulo espacial Tiangong, el batiscafo tripulado Jiaolong, el portaaviones o el tren de alta velocidad, sino también la confianza del pueblo chino en el camino, la teoría, el sistema y la cultura del socialismo con peculiaridades chinas y sus sentimientos de mayor contribución a toda la humanidad. Esta nueva posición histórica nos permite entender plenamente los logros alcanzados en los últimos 40 años, especialmente en los últimos cinco años, y nos deja ver con claridad los desafíos sin precedentes que enfrentamos.

Son los 1.300 millones de chinos que sostienen la nave de la reforma y apertura de China. Es el Comité Central del PCCh con el camarada Xi Jinping como núcleo que guía la dirección de la reforma y apertura. 1.300 millones de pares de manos están diseñando el mismo proyecto: la gran revitalización de la nación china. A partir de un nuevo punto de partida histórico, la nave de la reforma y apertura de China seguramente podrá desafiar el viento y las olas y llegar sana y salva a un destino muy lejano.


 


   Google+