Portada>Opinión
spanish.china.org.cn | 24. 10. 2017 | Editor: Lety Du [A A A]

Diplomacia “Kung Fu Panda” para una nueva era

Palabras clave: diplomacia china, Kung Fu Panda

Diplomacia “Kung Fu Panda” para una nueva era

Por Wang Peng

El informe de Xi Jinping en el XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh) finalizó a las 12:35 pm del 18 de octubre en medio de calurosos aplausos. Como bien lo calcularon los periodistas, las 3 horas y medio de discurso fue interrumpido en más de 70 ocasiones por el aliento de la audiencia.

Entre los puntos principales, un párrafo atrajo la mayor atención: "China nunca buscará el desarrollo a expensas de los intereses de otros, pero esto no significa que China renuncie a sus legítimos derechos y asuntos. Nadie debe esperar que el país deje pasar algo que vaya en su contra”. ¿Cómo debemos entender la nueva postura de la nación en cuanto a sus intereses y política exterior?

Un repaso de la diplomacia china a lo largo del último lustro da como resultado una gran transformación de "mantener un perfil bajo" (tao guang yang hui) a "esforzarse por resultados"(di li fen jin). Respecto a sus temas internos, como bien lo afirma Xi, “la contradicción principal que enfrenta la sociedad china en la nueva era es un desarrollo desequilibrado e inadecuado frente a las crecientes necesidades de la gente por una vida mejor”. En ese sentido, la política exterior china debe evolucionar de “servir al avance” hacia un objetivo más integral y holístico, “servir a la revitalización nacional”.

El viraje significa que en una nueva era, la diplomacia nacional no solo debe establecer un entorno externo pacífico y estable para el desarrollo, sino también moldear el ambiente regional y mundial, así como el orden internacional, de manera más activa. Esto ofrecerá soluciones creativas a problemas crónicos que han obstaculizado la mejora de la estrategia china, asegurando el interés nacional.

¿China lo ha logrado? Sí, la conferencia sobre la labor diplomática con países vecinos, celebrada el 24 de octubre de 2013, anunció la estrategia regional de China de 5 a 10 años. El país profundiza sus vínculos con sus vecinos de acuerdo con los principios de armonía, sinceridad, beneficio mutuo, inclusión y una política de amistad y asociación. Es así que China ha implementado una serie de proyectos de colaboración como el "Marco de Cooperación 2+7 " y la “Cooperación Lancang-Mekong", entre otros..

No obstante, Beijing está dispuesto también a defenderse. Como resaltó Xi, "China nunca claudicará en sus legítimos derechos e intereses. Nadie debe esperar que el país deje pasar algo que vaya en su contra".

Es claro que su política exterior en los últimos 5 años no ha estado siempre exenta de desafíos. Sin embargo, bajo el liderazgo del gran timonel, el navío del pueblo chino ha superado enormes tormentas, una tras otra. En estos momentos, el Partido y el país, con una confianza en sus instituciones nunca antes vista, teoría, rutas y cultura, se ubican en el umbral con brillantes expectativas de revitalización.

Cabe destacar, que en cuanto a ese rejuvenecimiento, China no es el dragón que bota fuego, como algunos políticos occidentales han sugerido, ni tampoco “el enfermo del este de Asia” de hace un siglo, preferimos llamarlo el “Kung Fu Panda". Dado que China es un panda, evoca la esencia de bondad, entonces como lo prometió Xi, "el desarrollo de China no es una amenaza para país alguno. No importa el estadio de desarrollo en el que esté, China nunca buscará la hegemonía o la expansión”. En tanto, el "kung fu" representa su sabiduría, concede al panda de una férrea determinación y fortaleza para proteger sus legítimos derechos e intereses. Además, estamos ansiosos por verlo cooperar con sus socios en la construcción de una comunidad con un destino compartido para la humanidad, un mañana reluciente para todos.

 

Wang Peng es investigador del Instituto Charhar y del Instituto de China de la Universidad Fudan.

 

   Google+