Portada>Economía
spanish.china.org.cn | 03. 03. 2017 | Editor: Lety Du [A A A]

Nada es imposible cuando se persevera

Palabras clave: Nada es imposible cuando se persevera

Jiang Tianjian es un niño de 8 años que cursa el primer grado en la Escuela Experimental Meifeng en el distrito Shehong, provincia de Sichuan.

El pequeño nació sin brazos y sus padres eligieron su nombre de una famosa cita del “Libro de los Cambios” que decía: “Mientras el movimiento del cielo siempre va con fuerza, así también la lucha de un caballero nunca termina”. El deseo era que su hijo se mantuviera fuerte frente a las dificultades de la vida.

Cuando solo tenía 8 meses de edad, su madre empezó a entrenarlo para que tomara las cosas con los dedos de sus pies, incluso le enseñó a recoger un hebra de cabello utilizando el dedo gordo y el índice con apenas 1 año.

"Le tomó mucho tiempo aprender eso”, recordó su madre, Li Hongmei. La mujer era consciente de que el pequeño tendría que trabajar más duro a causa de su defecto. "No tienes manos pero sí pies. Son igual de útiles”, le decía Li a su hijo para alentarlo.

En 2016, Jiang entró a la Escuela Experimental Meifeng. En el salón se sienta en primera fila y su escritorio solo mide 25 centímetros de alto para que pueda escribir con el lapicero que agarra con los dedos de sus pies.

Pese a su minusvalía, a Jiang le va muy bien en la escuela. En los exámenes de medio término obtuvo una calificación perfecta tanto en chino como en matemáticas.

El colegio ha creado un archivo especial para Jiang donde sus profesores registran cosas interesantes de su vida diaria. Con motivo de su graduación, el documento le será entregado como un regalo especial.

En cuanto al futuro de Jiang, Li señaló a Newssc.org: "Espero que sea capaz de salir adelante por su propia cuenta y que enfrente la realidad con valentía.”

Jiang Tianjian y su profesora.

   Google+

Comentarios (Total 0 comentarios)

Tu comentario
Nombre
Anónimo
Comentarios (0)

Más vistos