Portada>Opinión
spanish.china.org.cn | 20. 12. 2016 | Editor: Lety Du [A A A]

China: avanzar y mantener la estabilidad en 2017

Palabras clave: China, economía, 2017

Por Liz Vargas

 

Elevar los estándares nacionales de calidad entre las empresas y adoptar una gestión integral en ese sentido marca el futuro de China. El país no sólo tratará de impulsar el desarrollo de los sectores estratégicos emergentes, también utilizará nuevos modelos tecnológicos y empresariales para modernizar las industrias tradicionales. Perfeccionará la organización industrial y mejorará la calidad de las grandes compañías, además de ofrecer condiciones favorables para que las pequeñas empresas tengan mejor acceso al mercado y reciban más recursos para garantizar la competencia. Tales temas trascendieron de la Conferencia Central de Trabajo Económico de China en la que líderes y altos funcionarios del país esbozaron las políticas económicas y las prioridades para 2017.

El presidente Xi Jinpin y el primer ministro Li Keqiang, pronunciaron discursos durante dicha conferencia. La reunión de este año fue particularmente importante porque en 2017 se realizará el XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh) y se elegirá un nuevo comité central.

Los esfuerzos para crear un entorno empresarial de acuerdo a la ley, promover la inversión extranjera y dar un mayor papel a las empresas de capital extranjero para el fomento del desarrollo de la economía real, es una muestra del impecable trabajo que realiza el gobierno por mostrar al mundo cuanto se ha ido perfeccionando el ambiente empresarial de la nación.

Entre las políticas económicas y las prioridades del gobierno chino para el año nuevo figura la inversión extranjera directa (IED). Es válido recordar que en 2016 en la parte continental de China creció un 3,9 por ciento interanual, hasta alcanzar los 731.800 millones de yuanes (unos 113.790 millones de dólares) en los primeros once meses, de acuerdo con las cifras oficiales publicadas por el Ministerio de Comercio.

También las inversiones de China se han expandido por el mundo. En los primeros tres trimestres de 2016, las empresas chinas han realizado 521 fusiones y adquisiciones en 18 industrias de 67 países y regiones del mundo. Su volumen comercial fue de 67.440 millones de dólares. Con instituciones financieras, como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras, el capital chino estará presente cada vez más en los países y regiones implicados en la Franja y la Ruta.

Estabilidad y progreso

El inicio del proceso de separación del Reino Unido de la Unión Europea, el aumento de los partidos de extrema derecha con tendencias populistas, la xenofobia, los sentimientos anti-UE y la esperanza de Donald Trump como nuevo presidente de Estados Unidos de asumir una posición aislada durante su gobierno ha desencadenado una ola antiglobalización. Es fácil darnos cuenta de que el 2017 será un año difícil para todos.

Por su parte el dragón asiático espera un progreso sustancial en cinco áreas clave el año próximo: reducción del exceso de capacidad, disminución de reservas, desapalancamiento, disminución de costos y fortalecimiento de eslabones débiles.

El enfoque de la reforma se centrará en aumentar las ofertas para mejorar la calidad y su compatibilidad con la demanda. Productos agrícolas ecológicos y de alta calidad deben de garantizar la protección ambiental e incrementar los ingresos de los agricultores. Queda claro que China se convertirá en un país competitivo a nivel mundial por la altísima calidad de sus ofertas. Una nación dispuesta a compartir sus avances y beneficios con el mundo.

Algunas medidas llaman la atención de los medios de comunicación por su gran impacto social. Por ejemplo, el desarrollo estable y sano del mercado inmobiliario. Al cierre de noviembre, existían 69.095 millones de metros cuadrados de propiedades sin vender en China, lo que representa 4,27 millones de metros cuadrados, una cifra inferior a la del mes previo. El gobierno sigue necesitando encontrar un equilibrio entre frenar las burbujas de activos en las grandes ciudades e impulsar las ventas en las de menor tamaño. En 2017 establecerá un mecanismo orientado al mercado y a largo plazo que pueda frenar la burbuja del sector y evitar fluctuaciones erráticas. "Las casas no se construyen para especular sino para que la gente viva en ellas", destaca el informe gubernamental.

A nivel macro, China se apegará a una política fiscal activa y a una política monetaria prudente en 2017, indica la declaración, la cual describe la política monetaria como "prudente y neutral" con mejores ajustes para asegurar una liquidez estable. A pesar de un inicio difícil, la economía china termina con firmeza 2016 y con signos alentadores de crecimiento para alcanzar los objetivos establecidos este año.

A pesar del persistente exceso de capacidad industrial y los riesgos financieros acumulados el Gobierno y el pueblo chino mantienen la voluntad de trabajar y mantener sus logros. Con ese esfuerzo se abren los caminos para alcanzar la sociedad modestamente acomodada que es parte del sueño chino. Pero también se abren oportunidades para los países en vías de desarrollo en todo el mundo. China representa hoy la esperanza de los continentes con menos progreso.

 

   Google+

Comentarios (Total 0 comentarios)

Tu comentario
Nombre
Anónimo
Comentarios (0)

Más vistos