Portada>Opinión
spanish.china.org.cn | 17. 03. 2016 | Editor: Lety Du [A A A]

Broma insensible en ceremonia de Oscar revela profunda división racial en EEUU

Palabras clave: EEUU, Oscar, Racismo

La ofensiva broma contra los asiáticos durante la ceremonia de entrega de los premios Oscar este año no sólo provocó protestas de los asiáticoamericanos sino también reveló la divisón racial cada vez más profunda en la sociedad estadounidense.

Conducidos por el comediante afroamericano Chris Rock, los 88° Premios de la Academia sufrieron una caída récord en ocho años en el rating y ofendieron a por lo menos dos decenas de miembros asiáticos de la academia con una broma racialmente insensible sobre los estadounidenses de origen asiático.

El martes, la Academia de las Artes y de las Ciencias Cinematográficas se disculpó por el sketch, que fue calificado por muchos como "de mal gusto y ofensivo".

En el espectáculo de febrero, Rock presentó en escena a los "banqueros" de la firma financiera PricewaterhouseCoopers, quienes resultaron ser tres niños de origen asiático que llevaban portafolios, un estereotipo de que los asiáticos son buenos para las matemáticas.

Después, el presentador continuó con la broma y dijo que "si alguien se siente ofendido por esta broma, sólo envíe un Tweet en su teléfono, que también fue fabricado por estos niños".

El jugador de baloncesto Jeremy Lin se enfureció. "Hablando seriamente, ¿cuándo va a cambiar esto? Estoy harto de que sea 'genial' y 'correcto' atacar a los asiáticos", publicó en su cuenta de Twitter.

Aparte de la broma que enojó a los asiáticoamericanos, el insistente enfoque sobre diversidad "blanca y negra" durante toda la noche también decepcionó a muchos por la forma en que las minorías no negras son retratadas o ignoradas por Hollywood.

A lo largo del espectáculo de tres horas y media, Rock nunca dejó de bromear sobre el racismo en Hollywood, pero su ataque contra la falta de diversidad en la industria estuvo centrado exclusivamente en los negros.

El presentador pareció olvidar que la academia no sólo desairó e ignoró a los actores y cineastas negros, sino también a los asiáticos, hispanos y estadounidenses nativos.

Por segundo año consecutivo, los 20 nominados a los premios de actuación fueron blancos. Además, para Mejor Película no se nominó a ninguna película con tema de las minorías, e incluso en las nominadas para otras categorías, la nominación fue para un guionista blanco o para un actor de reparto blanco.

Irónicamente, los hispanos, estadounidenses nativos y otras minorías quedaron completamente fuera del parlamento del presentador.

Un estudio reciente de la Escuela USC Annenberg para Comunicación y Periodismo descubrió que al menos la mitad de todos los proyectos de televisión o de transmisión por internet de septiembre de 2014 a agosto de 2015 y de los filmes de 2014 estudiados carecían incluso de un personaje que hablara o tuviera nombre asiático o que fuera asiáticoamericano. De los caracteres principales que eran minorías en más de 100 películas, cerca de 66 por ciento eran blancos y 6,3 por ciento asiáticos.

La propia miopía de Rock sobre el asunto racial ilustró los problemas raciales sistemáticos y cada vez más graves en Estados Unidos, los cuales van más allá de los premios Oscar. Es lamentable que la discriminación racial y las tensiones étnicas se hayan convertido en grandes riesgos para la integridad de la sociedad estadounidense.

Después del espectáculo, 25 miembros de la academia, entre ellos el dos veces mejor director Ang Lee y el actor de "Star Trek" George Takei, enviaron una carta a la junta directiva en la cual criticaron el "enfoque sordo para retratar a los asiáticos".

"Nos gustaría saber cómo pudieron ocurrir esos sketchs de mal gusto y ofensivos y qué proceso se tiene en vigor para eliminar ese prejuicio y racismo inconscientes o descarados hacia cualquier grupo en las transmisiones futuras de los premios Oscar", dijo el grupo en la carta.

En respuesta a la misiva, la academia dijo que "aprecia las preocupaciones planteadas y que lamenta que cualquier aspecto de la transmisión de los Oscar fuera ofensivo. Estamos comprometidos a hacer nuestro mejor esfuerzo para garantizar que el material en futuros espectáculos sea más sensible culturalmente".

La disculpa de la academia, aunque carente de medidas específicas para resolver el problema, podría calmar en cierto grado la molestia del público, pero no puede poner fin a la división racial que ha afectado desde hace mucho a la nación y que incluso ha mostrado señales de agravarse a lo largo de los años.

Sólo puede esperarse que las autoridades estadounidenses aborden con seriedad la cuestión antes de que esos graves desafíos socaven finalmente el sistema del país y pongan en riesgo su estabilidad.

   Google+

Comentarios (Total 0 comentarios)

Tu comentario
Nombre
Anónimo
Comentarios (0)

Más vistos