Desarrollo de la economía nacional
Sistema económico
   

 

Antes de la fundación de la República Popular China en 1949, el país era como un gigante extremadamente pobre y débil, y tenía una población de cerca de 500 millones de habitantes y una superficie de 9,6 millones de kilómetros cuadrados. La producción anual más alta de los principales productos industriales de todo el país apenas era: 445.000 toneladas de hilo de algodón, 2.790 millones de metros de telas, 61,88 millones de toneladas de carbón, 6.000 millones de kw/h de electricidad; la producción cerealera anual más alta era de 150 millones de toneladas y la de algodón, 849.000 toneladas. La economía de la nueva China inició sus primeros pasos sobre estas miserables condiciones. Gracias a la política de reforma y apertura que se puso en práctica desde 1979, la economía china conoció un desarrollo inaudito.
Gracias a la construcción económica a gran escala, que China promovió durante más de 50 años, el país se ha convertido en una potencia económica con mayor potencialidad de desarrollo en el mundo. En su conjunto, el pueblo ya lleva una vida modestamente acomodada. Entre 1953 y 2000, China llevó a feliz término sus nueve Planes Quinquenales y consiguió éxitos admirados por todo el mundo, echando una sólida base al desarrollo de la economía nacional.
La reforma del sistema económico constituye uno de los importantes contenidos de la reforma que procura China. En los primeros 30 años después de la fundación de la nueva China, el gobierno chino aplicaba el sistema de economía planificada. La “Comisión de Planificación”, órgano estatal especializado, se encargaba de programar y definir las metas del desarrollo económico en los diversos sectores. Las fábricas producían productos según el plan estatal, las zonas rurales cultivaban según el plan estatal y los departamentos comerciales se surtían y vendían mercancías según el plan estatal. De manera unificada, los departamentos de planificación establecían las variedades, el número y el precio de todos los artículos. Este sistema económico permitió que la economía china se robusteciera a pasos firmes. Sin embargo, por otro lado, limitó su vitalidad y la velocidad de desarrollo. En las postrimerías de los años 70 del siglo XX, los dirigentes chinos de aquel entonces estuvieron conscientes de la diferencia entre la velocidad de desarrollo de la economía china y la de la mundial, y tomaron la importante decisión de reformar el sistema económico que China había practicado durante varias décadas.
En 1978, la reforma comenzó por las zonas rurales. Allí se aplicaron el sistema de responsabilidad por contrato basado en la familia y con ingresos en función del rendimiento. Los campesinos volvieron a tener el usufructo de las tierras, y pudieron organizar sus labores agrícolas según su propia voluntad, vender sus productos y decidir qué y cuánto a cultivar. Se concedieron mayores alternativas a los campesinos en la administración de sus productos agrícolas, se suprimieron las adquisiciones unificadas y asignadas de los productos agrícolas y de ocupaciones secundarias, liberando el precio de la mayoría de esos productos, se abolieron muchas políticas restrictivas y permitieron a los campesinos dedicarse a diversas actividades y administrar empresas de cantón y poblado. Todas estas medidas estimularon con gran energía el entusiasmo de los campesinos en la producción.
En 1984, la reforma del sistema económico se extendió a las ciudades de las zonas rurales.
En 1992, después de más de 10 años de experimentos con la reforma y la apertura, el Gobierno chino definió en términos más claros el rumbo del desarrollo de la reforma, o sea establecer un sistema económico de mercado socialista. Según los documentos que el Gobierno chino publicó, el contenido principal de la reforma del sistema económico es: Asegurar el sistema económico básico con la propiedad pública como lo principal y varios elementos económicos en desarrollo conjunto; transformar el mecanismo de gestión de las empresas de propiedad estatal y establecer una estructura empresarial moderna, acomodada a la demanda de la economía de mercado; fundar un sistema nacional de mercados abierto y unificado y hacer realidad la integración entre los mercados urbano y rural y entre el mercado nacional y el internacional, fomentando la distribución optimizada de los recursos; cambiar las funciones del gobierno de administrar la economía, establecer un sistema mejorado de regulación y control macroeconómicos que tiene como lo principal los medios indirectos; establecer un régimen de distribución de los ingresos, en el cual prima el principio de “a cada cual según su trabajo”, se prioriza la eficacia y la justicia es la regla, y estimular a ciertas zonas y ciertas personas enriquecerse primero para llevar a todos a hacerse ricos juntos; proporcionar a los habitantes tanto urbanos como rurales la garantía social correspondiente a las circunstancias nacionales de China y promover el desarrollo económico y la estabilidad social.
En 1997, el Gobierno chino anunció que el sector no público es un componente importante de la economía socialista de China. Se estimula el capital, la tecnología y otros elementos de la producción participar en la distribución de la ganancia. Esto demuestra que la reforma del sistema económico de China ha dado un paso aún mayor.
En 2001, la reforma avanza de manera ordenada en los distintos terrenos y consiguió notables resultados. En la actualidad, la economía de mercado socialista en China se está formando, la función básica del mercado en la distribución de recursos se ha fortalecido evidentemente y el sistema de regulación y control macroeconómicos se ha formado en forma preliminar; la modalidad de crecimiento de la economía china se transforma del tipo extensivo en el intensivo. Para 2010, China tendrá construido un sistema económico de mercado socialista relativamente perfecto y lo convertirá en uno relativamente maduro antes de 2020.

Copyright China Internet Information Center. All Rights Reserved
E-mail: webmaster@china.org.cn Tel: 86-10-68326688