Actividades deportivas
Exito por la sede de las olimpiadas de verano
 

El 13 de julio de 2001 es un día memorable en la historia. En esa fecha, en la 112ª Sesión Plenaria del Comité Olímpico Internacional (COI) celebrada en Moscú se decidió por medio de votación que Beijing, ciudad de tres mil años de historia y una de las cinco ciudades solicitantes, salió vencedora y se ganó el derecho de auspiciar los Juegos Olímpicos de 2008. Esa misma noche, los chinos en todas partes del mundo se bulleron de alegría. Y la Plaza Tian’anmen y la Avenida Chang’an en Beijing, así como las principales calles de las demás ciudades chinas, estuvieron atestadas de ciudadanos emocionados, y todo el país pasó la noche sin dormir.

El nudo chino por las olimpiadas se remonta a 1979, cuando el país recuperó su asiento legítimo en el COI. Luego, en 1981, He Zhenliang fue elegido miembro de ese comité, así que China entró en un nuevo período histórico para sus lazos con las olimpiadas y para su cooperación con el COI. De ahí que los círculos deportivos del país comenzaron a apoyar activamente la popularización de dicho evento y a promover los deportes relacionados.
Previamente, conforme al principio de la universalidad, Beijing se propuso auspiciar las olimpiadas de verano de 2000, con el fin de hacer posible a los chinos, que representan una quinta parte de la población mundial, compartir el honor y la alegría de este evento. Sin embargo, su intento fue frustrado por dos votos menos en la sesión del COI que tuvo lugar en 1993. En 1999, Beijing volvió a solicitar la sede para las olimpiadas de 2008. En comparación con 1993, Beijing había registrado un crecimiento económico anual superior al 8% en los pasados ochos años y sus ingresos fiscales habían aumentado en más de 20% en el último lustro en promedio anual, por lo que sus recursos económicos se habían robustecido notablemente. Sobre esta base, Beijing se propuso tres temas principales —“olimpiadas humanísticas, olimpiadas verdes y olimpiadas científicas y tecnológicas”—, haciendo hincapié en el hombre y encarnando la individualización, con vistas a promover el intercambio cultural entre Oriente y Occidente y a divulgar el espíritu olímpico de manera más amplia. Beijing esperaba obtener del evento la armonía entre el hombre y el medio ambiente y hacer que las olimpiadas propuestas promovieran una importante mejora en el ecosistema. Para la construcción de la Aldea Olímpica y los locales de competición y la instalación de los equipos de telecomunicación, transporte y otros de uso para la vida cotidiana de los deportistas, Beijing prometió emplear las altas tecnologías más nuevas, por ejemplo, la de la digitalización, la de redes de banda ancha, la de la protección medioambiental y la de ahorro de recursos energéticos y de agua. La solicitud de Beijing por las olimpiadas fue aprobada por el pueblo de todo el país, y los ciudadanos de diferentes status, profesiones y edades constataron su apoyo a la iniciativa de Beijing en diversas formas.
El compromiso de mejorar el medio ambiente fue otro factor esencial que contribuyó a más votos a favor de Beijing. En la primavera de 1993, la delegación de investigación del COI visitó Beijing, pero se decepcionó por su medio ambiente. Luego, en febrero de 2001, cuando llegó la delegación evaluadora del COI, sus miembros se encontraron con un Beijing totalmente cambiado. Ese año, aunque aumentó un buen número de días de vientos de arena, la calidad del aire de la ciudad había mejorado tanto que el aire de tercera clase o superior prevaleció en más del 85% de los días del año. La reforestación se había incrementado en 7.000 hectáreas, las franjas de separación verdes se habían completado en el 80%, la cobertura forestal del municipio había llegado al 43%, y las áreas verdes en la parte urbana habían aumentado en 2.556 hectáreas.
Actualmente, Beijing ha constituido el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de 2008, y los trabajos relacionados han comenzado. A finales de 2001 fueron puestos en obra el primer grupo de 89 proyectos de infraestructuras prioritarias con inversión del gobierno municipal, incluyendo entre otros el aeropuerto, los caminos, el metro de rieles ligeros, la renovación de las tuberías de gas combustible, el suministro de agua en la parte urbana, los equipos de generación eléctrica, el tratamiento de aguas servidas, el reacondicionamiento de los ríos y las telecomunicaciones. Por otra parte, se inició la implementación del “Plan de Acción para la Ciencia y Tecnología de las Olimpiadas (2008)”, propuesto conjuntamente por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, la Administración Nacional del Deporte, la Academia China de Ciencias y otros seis departamentos oficiales. Con este plan que reúne en sí los nuevos logros de la ciencia y tecnología de China e incluso de todo el planeta, Beijing se esfuerza por aplicar las tecnologías de nivel mundial más avanzado al evento programado. El primer grupo de tecnologías elegidas cubrirán todos los ámbitos de las olimpiadas de 2008 y se centrarán en resolver sus problemas focales y difíciles.



Copyright China Internet Information Center. All Rights Reserved
E-mail: webmaster@china.org.cn Tel: 86-10-68326688