Actividades culturales
Cultura tradicional
 

La larga civilización china es una de las pocas de origen propio en la historia humana, y a la vez es la única no truncada y de desarrollo continuo. Por su evolución y proliferación nació la cultura china de larga data, la cual ha florecido hasta nuestros días.

Caligrafía y pintura Los caracteres chinos llegaron a su ser partiendo de dibujos y signos, y su escritura y la evolución de ésta originaron el arte caligráfico. Para el encanto de este arte, sus autores emplean tan sólo papel, pincel y tinta y producen trazos, pero sus estilos de escritura y arte son muy variados y han continuado durante milenios. En todas las épocas, el país ha producido grandes calígrafos, cuyos estilos de escritura y arte resultaron ser pautas durante las dinastías en las que vivieron. Por consiguiente, la afición a la caligrafía ha perdurado hasta el presente. La Asociación China de Calígrafos y sus filiales locales de diversos niveles han desarrollado constantemente actividades de improvisación de obras, y su intercambio de experiencias es muy activo.
La pintura china tradicional difiere del óleo occidental, pues posee formas de expresión independientes. Los dibujos encontrados en objetos de cerámica del período neolítico, de hace seis o siete mil años, son las obras pictóricas más tempranas de China. Se afirma que “la caligrafía y la pintura comparten un mismo origen” porque al comienzo el hombre usaba el mismo instrumento para escribir y pintar y producía principalmente trazos o líneas. En una obra de pintura china, generalmente se escribe un poema o dedicatoria para hacer de ella un todo artístico y permitir al admirador disfrutar una belleza enriquecida. En los viejos tiempos, muchas pinturas eran producidas en paredes o biombos. Incluso hoy en las cámaras sepulcrales de las dinastías Han (206 a.n.e.-220 n.e.) y Tang (618-907) se observan murales atractivos. El retrato humano, la pintura de ríos y montañas y la pintura de plantas y aves son géneros esenciales de la pintura china tradicional, y de las épocas anteriores hemos heredado un buen número de obras bien expresivas.
El medio pictórico de la China contemporánea sigue siendo muy activo. El Palacio de Bellas Artes de China auspicia exposiciones individuales o colectivas todo el año, y exhíbe cada año piezas de pintura china tradicional en Japón, la República de Corea, Estados Unidos, Canadá, Europa y otros lugares del mundo. Aparte de la pintura mencionada, el óleo, el grabado plástico y la acuarela se han desarrollado en China por igual. Algunos artistas han plasmado las técnicas de la pintura china y occidental en su creación, de modo que se aprecia ahora un panorama de obras de estilos diversos.

Artes aplicadas Estas artes de China ostentan una gran variedad y técnicas excelentes y han producido muchas maravillas. Se dividen principalmente en artes aplicadas especiales y artes aplicadas populares.
Las artes aplicadas especiales emplean materiales preciosos o especiales, sus diseños y procesamiento son cuidadosos y sus productos son elegantes y caros. Los tallados en jade son piezas que usan esta piedra como material. Sus artistas aprovechan plenamente las rayas, el lustre, el color y la forma naturales del jade en el procesamiento para obtener una combinación ingeniosa que buscan dar a sus obras y resaltar así el encanto del mundo natural. El cloisoné es un arte de fama mundial, cuyo nombre Jingtailan en chino derivó del esmalte azul producido durante el reinado Jingtai (1450-1457) de la dinastía Ming. Sus piezas, de cuerpos de cobre sostenidos, contienen hilos de cobre incrustados, están galvanizadas de oro o plata y aparecen lujosas. De este género hay botellas, tazas, copas para premios, etc.
En cambio, las artes aplicadas populares saben más a rasgos nacionales y locales y tienen una amplia gama de variedades. Visto por sus técnicas de preparación, hay géneros de recorte, montado, trenzado, tejido, bordado, tallado, escultura y pintura.

Opera de Beijing y óperas locales Entre las óperas chinas de más de 300 estilos, la de Beijing es la de mayor divulgación e influencia y procedió del Kunqu, que es un arte operístico más antiguo. En mayo de 2001, el Kunqu fue incluido por la UNESCO en el primer grupo de “Patrimonios Orales y No Materiales Más Representativos de la Humanidad”. La ópera de Beijing, que reúne en sí el canto, el parlamento, el movimiento y la acrobacia, se formó en la capital china en los albores del siglo XIX. Sus más de dos siglos de práctica escénica han acumulado un repertorio de más de mil piezas excelentes y han desarrollado un conjunto de música y actuación convencionales. Después de las estrellas Mei Lanfang, Cheng Yanqiu, Ma Lianliang, Zhou Xinfang y Du Jinfang, un grupo tras otro de jóvenes actores se han incorporado al arte de representación de la ópera de Beijing. Desde los años 1990, el debut de Wang Rongrong, Yu Kuizhi y otros de mejor maquillaje y más atractivos ha asegurado una nueva generación de artistas para esta ópera.
Sobre la base de mantener su propia tradición, las óperas locales han introducido reformas e innovaciones sin cesar. Entre ellas, las más activas son la ópera de Zhejiang, la Huangmei y las de Sichuan, Henan y Guangdong. La ópera de Tíbet tira a colores religiosos, posee características peculiares. Su representa-ción es vigorosa y, por ello, ha gustado a un creciente número de espectadores chinos y ex-tranjeros.
En cuanto al drama, que es un género introducido del extranjero, ha conocido un palpable desarrollo en las últimas décadas. Por ejemplo, la Casa de té, producción del Teatro de Arte del Pueblo y una obra representativa del drama chino, ha despertado amplio interés en el país y el extranjero.

Copyright China Internet Information Center. All Rights Reserved
E-mail: webmaster@china.org.cn Tel: 86-10-68326688