Educación
Educación superior
 

En los últimos años, el sistema de educación superior está probando una serie de medidas de reforma en diversos aspectos, a saber, la del examen de admisión para entrar en centros docentes superiores, la de la estructura de enseñanza superior y el fomento de la calidad y la capacidad de los estudiantes.
En 2001 la reforma de la educación superior se centró en el reajuste de la estructura de disciplinas científicas. Para este fin, el Ministerio de Educación autorizó 1.993 nuevas especialidades en 503 planteles educacionales superiores, lo cual ayuda a optimizar la distribución de especialidades entre diversas regiones. El Ministerio de Educación ratificó el establecimiento de centros docentes superiores con cursos universitarios regulares y cursos especializados en las ciudades centrales donde había una escasez de educación superior.

En ese año, con el fin de elevar la calidad educativa, el ministerio planteó y dio a conocer más de 10 medidas, incluida la reforma de exámenes de admisión de los centros docentes superiores. Trabajó con gran empeño por cambiar el modo de estos exámenes, que obligan a estudiar de manera mecánica, y dio más importancia a evaluar la calidad y capacidad de los estudiantes a la vez.

Ampliación de admisión Según un plan de desarrollo, en 2005 los matriculados en planteles docentes superiores llegarán alrededor de 16 millones (incluidos 600.000 estudiantes de postgrado). Por ello, desde 2001 en los centros docentes superiores comunes y los similares para adultos deben matricular un millón de estudiantes, o más, cada año, para que la tasa bruta de ingreso a la universidad en todo el país alcance el 15% a finales de 2005 y la educación superior se popularice en lo fundamental. Por esta razón, entre 2001 y 2005, la cifra de admisión de los centros docentes superiores comunes y los para adultos se elevará en 10% cada año y la de aceptación de estudiantes de postgrado aumentará en un promedio anual de 15%.
En 1998, 1999 y 2000, los planteles docentes superiores comunes admitieron 1.080.000, 1.600.000 y 2.200.000 de alumnos, respectivamente. En 2001, 4.640.000 de personas fueron admitidas en los centros docentes de educación superior, de ellos, 2.680.000 corresponden a la enseñanza superior regular, y 1.960.000 a la de adultos. El mismo año, los centros docentes superiores y los institutos de investigación matricularon a 165.000 estudiantes de postgrado, con un aumento de 27,9% sobre el año anterior.

Préstamos de estudio En 1989 se comenzó a pagar por los estudios en la etapa de educación no obligatoria, los costos de esta materia se comparten entre el gobierno, la sociedad y el individuo, principio a que se atiene la actual reforma de cobro universitario en China.
De 1990 a 1997, los gastos de escolaridad para la educación superior de China crecieron anualmente en más del 20%, y en 2001 estos gastos registraron un aumento bastante grande. Ahora los gastos anuales oscilan entre 4.200 y 6.000 yuanes, mientras que en 1999 los ingresos per cápita de los habitantes urbanos fueron de 5.854 yuanes. La subida en grandes márgenes de los gastos por estudios superiores significó una carga pesada para muchas familias. A fin de asegurar que cada alumno admitido por la universidad no suspenda sus estudios por dificultades económicas, a la vez que se fomenta la reforma del sistema de cobro, el Estado, entre 1994 y 1999, asignó en ocho ocasiones 744,7 millones de yuanes como fondos especiales para ayudar a los estudiantes necesitados, y estableció un sistema de políticas de apoyo a estudiantes pobres, incluida la beca, el préstamo, la subvención de estudios y los subsidios para los necesitados, así como la reducción y exención de pagos de estudios.
Los préstamos del Estado es una de las medidas importantes para resolver el problema del ingreso de los estudiantes pobres a la universidad. Establecido en 1999, este sistema se ha hecho completo y práctico. Los estudiantes necesitados pueden solicitar, previa presentación del certificado de identidad, los préstamos fiduciarios sin garantía equivalentes a los gastos de estudios, o los de vida básica, y gozar del pago de un interés en 50% por parte del Estado. Normalmente un estudiante puede obtener 8.000 yuanes al año. El plazo del préstamo no supera en general los ocho años. Los estudiantes beneficiados, si quieren continuar sus estudios de postgrado o lograr un segundo título académico, podrán pedir que se alargue el plazo de préstamo durante sus cursos. El interés de préstamos del Estado se determina de acuerdo con lo establecido por el Banco Popular de China para el mismo período, y de ninguna manera se elevarán. La ejecución del sistema de préstamos de estudios ha sido bien acogida por los estudiantes pobres. En 2000, el Estado tuvo listo un fondo de 2.250 millones de yuanes para subsidiar a los estudiantes. Hasta mayo de 2001, en todo el país 170.000 estudiantes firmaron el contrato de préstamo por un valor de 1.260 millones de yuanes, mientras que diversas instancias del gobierno también prepararon 279 millones que se destinaba especialmente a préstamos de interés subsidiado para estudios. Durante los primeros cinco meses de 2001, el volumen de préstamos otorgado en el país aumentó en 51% en comparación con el año anterior.

Fusión de centros docentes superiores A partir de los años 90 del siglo XX, la unión de las universidades poderosas fue el foco de atención en la reforma del sistema de centros docentes superiores de China. El departamento educativo tiene la meta de construir en el siglo XXI 100 universidades integrales multidisciplinarias de nivel mundial, que los medios informativos describen como la construcción del “portaaviones” de la educación superior.
La reestructuración y la fusión de las universidades comenzaron en 1993. En varias décadas tras la fundación de la Nueva China, el patrón de la enseñanza superior llevaba en sí tintes de economía planificada. Algunos planteles docentes superiores quedaban bajo la administración de ministerios, comisiones u otros departamentos, y otros pertenecían a los gobiernos locales, lo cual provocó una separación inadecuada e instalación repetida de bajo nivel. Desde 1999, se ha levantado una vigorosa campaña en favor de la fusión universitaria. Como casos excepcionales está la fusión del Instituto Central de Artes Aplicadas con el llamado “Cambridge Chino”, Universidad Qinghua, en septiembre de 1999, y la unión de la Universidad de Beijing, de cien años de historia, y la Universidad de Ciencias Médicas de Beijing, la mejor de su tipo de China.
Hoy en día la fusión universitaria atañe a casi la mitad de los centros de enseñanza superior del país. Hasta junio de 2000, 490 de estos centros (355 comunes y 135 para adultos) se fusionaron para reestablecer 204 universidades (196 comunes y 8 para adultos).

 

 

 

 


Copyright China Internet Information Center. All Rights Reserved
E-mail: webmaster@china.org.cn Tel: 86-10-68326688