Rusia: Extensión del conflicto sirio a Líbano podría "terminar muy mal"

Un desbordamiento del conflicto de Siria hacia Líbano podría "terminar muy mal", advirtió el miércoles el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, quien criticó el doble rasero con el que algunos Gobierno de Occidente piden la paz para el país árabe y...

(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – Un desbordamiento del conflicto de Siria hacia Líbano podría “terminar muy mal”, advirtió el miércoles el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, quien criticó el doble rasero con el que algunos Gobierno de Occidente piden la paz para el país árabe y, al mismo tiempo, apoyan a los rebeldes que intentan derrocar al presidente Bashar Al-Asad.

Lavrov, indicó Europa Press, afirmó que los países occidentales e islámicos deberían aumentar la presión sobre los opositores armados para que detengan los ataques y tratar de evitar lo que ha catalogado como esfuerzos deliberados por sembrar la discordia entre musulmanes suníes y chiíes.

Rusia, que ha vetado resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que condenan la represión del Gobierno de Al Assad, pero apoya los esfuerzos de paz de la ONU, alertó sobre el peligro que significaría la expansión del derramamiento de sangre.

“Existe una verdadera amenaza de que el conflicto se extienda a Líbano, donde, debido a la composición histórica, étnica y religiosa de la población y a los principios en que se basa el Estado, podría acabar muy mal”, señaló.

A los secuestros de los chiíes por los rebeldes sirios en Líbano el pasado martes se han sumado los combates en Beirut provocados por el asesinato de un clérigo suní libanés opositor a Al-Assad, en los peores enfrentamientos ocurridos en esta ciudad desde las luchas sectarias de 2008.

“Los desacuerdos entre suníes y chiíes están empezando a quedar al descubierto y se agravan de forma artificial. Es una evolución muy peligrosa”, expresó Lavrov. “Espero que todos los miembros responsables de la comunidad internacional, las naciones islámicas y occidentales y el resto del mundo saquen las conclusiones correctas y puedan parar esto a tiempo”.

Rusia, añadió, está presionando al Gobierno de Al-Assad para que se adhiera al plan de paz del enviado de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, y condena a los que están fomentando que los opositores violen el alto el fuego decretado el pasado 12 de abril.

“No debemos mirar para un solo lado, esperando el cumplimiento incondicional del plan por parte del Gobierno (sirio), mientras que la oposición no solo no se ha contenido, sino que, en esencia, es incitada a continuar las provocaciones armadas”.

Lavrov aseguró tener sospechas de que algunos países “tienen una agenda oculta y de hecho desean un cambio de régimen”. “Estos actores deben decir honestamente lo que quieren: una solución política en Siria sobre la base de los principios aprobados por el Consejo de Seguridad o un cambio de régimen”.

Aunque no nombró a ningún Estado, el canciller dijo que su Gobierno ya vio “estas posiciones de dos caras” el año pasado en Libia y en 2003, cuando la invasión a Irak liderada por Estados Unidos, que “no estaba justificada por el objetivo de un cambio de régimen, sino por consignas contra la proliferación de armas nucleares inexistentes”.

Rusia sostiene que la OTAN utilizó una resolución de la ONU autorizando la intervención en Libia para ayudar a los rebeldes a derrocar a Muamar Gadafi, y ha prometido que impedirá que algo similar ocurra en Siria, donde Naciones Unidas dice que las fuerzas del Gobierno han matado a más de 9.000 personas durante la represión de las protestas que comenzaron en marzo 2011.

Palabras clave : Rusia,Siria,Líbano

Comentarios(Total 0 comentarios)

Mostrar todos

No comments.
  • Usuario Obligatorio
  • Tu comentario
  • Los comentarios inapropiados o irrelevantes serán suprimidos.